viernes, 21 de agosto de 2015

Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá.

Siempre supe que algo así pasaría, pero rezaba estar equivocado, aun a estas alturas siento celos chiquitos por saber que nunca pude darte lo que mercerías y hacerte saber que no debías aceptar menos, aun conservo nuestra primera pequeña platica.

Me gusta el amor cuando suena verdadero, la fé cuando parece inquebrantable, y el perdón cuando se da de corazón.

No hay comentarios: